lunes, 30 de enero de 2012

Ser minita

Siempre me cuestioné el hecho de ser minita, pero no porque me quiera cambiar de sexo, no
che! Me guuuuusta seeeeeer muuuuujer (así cantando como loca) sino por algunas actitudes estereotipadas que solemos tener las mujeres (minitas!).
¿Será por que me crié entre hombres y casi por obligación tuve que saber a la edad de 14 años la formación entera de Racing? ¿Será por que Papá me llevó de vacaciones a Santa Teresita a ver a Maradona técnico de Racing? Veranear en Santa Teresita suele afectar algunas mentes humanas. Estamos notando un TOC de Papá con Racing...un temita para la terapia a la que acudo semanalmente.

A raíz de estas cuestiones me esfuerzo, a veces demasiado, por no ser minita. Histeriquita (el diminutivo de histérica, ¿viste) porque en chiquito suena más peyorativo de lo que en realidad es y esa es la connotación que le quiero dar a la palabra.
¿Qué mambitos tengo? Miles, pero siguiendo con la temática: Si me invitan una cerveza en un bar siento que tengo la obligación de por lo menos hacer una breve reseña de mi vida y mostrar interés en la vida del otro. Si me dicen de bailar y acepto siento que tengo el deber cívico y moral de bailar el tema entero. Si me halagan en la calle (siempre de manera educada, ¿no?) siento que debo poner cara de pudorosa y con una sonrisa tímida agradecer. WTF!!!!

Entonces para no tener que someterme a estos sentimientos forzados yo invito cervezas a los muchachos (chupate esa mandarina!). Este verano tuve la suerte de irme de vacaciones a México (la pegué). Hay lugares de este hermoso país en donde las sociedades son bastante machistas, del estilo: el hombre paga, la mujer mira y obedece lo que el hombre elije que ella coma (así eh), hay vagones de subte diferenciados para mujeres y hombres y en un bolcihe ni se te acercan si hay a un hombre en el grupo porque entienden que estás con él, aunque sea un grupo de chicas y un solo pibe. "¿Sos de él?" Señalando a mi amigo, me dijo un mexicano. Imaginate mi cara!
Yo con toda mi ideología de NO MINITA quise invitar una cerveza helada a un mexicanote con el que estaba hablando...¿para qué? Caos! El mozo no me quiso vender, el pibe no me la quiso aceptar y hasta se indignó, jodido! Momento de tensión.

En mi afán de no minita me quedé sin cerveza y sin pibito! ¿A vos te parece Mirta?
Por eso voy a tratar de dejar las ideologías igualitarias que promulgo y con voz de minita voy a aceptar un trago de un desconocido y si este además tiene auto y un alto puesto ejecutivo me pongo tacos y dejo que me invite a comer. De eso a mantenida hay un pasito, pero en el medio miles de cervezas.

¿Cómo identificarlas? Las minitas fuman Virginia Slims. Es así viejo!

2 comentarios:

Dany dijo...

Que buena época me perdí....yo siempre garpé. Saludos!

cdv dijo...

Muy buena decisión final. Es muy caro ser minita!
Buen blog!!!