jueves, 11 de marzo de 2010

Mi viaje de Señorita

Me fui a Villa Gesell con mi novio, éste fin de semana que pasó. Si así con la lengua muerta y un par de familiares quebrados agarré el auto y me fui al mar...mmm bue...me fui a la Costa Atlántica en marzo que es bastante parecido con decir me fui al mar.
Fuimos tomando mate en la ruta, él manejaba y yo cebaba, fui la típica minita. "Mi amor, me hago pis...¿paramos?", "Mi amor, tengo hambre. ¿Y si paramos en Atalaya?", "Ay mi amor! Mirá que lindos los animalitos!", "Yo pongo la música! Dale! No te jode, ¿no?". Llegamos bien. Cuando me bajé del auto pensé para mis adentros no me puso una patada en el medio de la yugular por lo insoportable que fui porque también se iba a morir él, como estaba manejando creo que lo pensó fríamente. "Voy a dejar de estar tan emoción por el viajecito y vuelvo a ser la misma barra brava de antes!", me dije.

Todo iba de maravilla. Fuimos a comer unas rabas con cerveza mientras mirábamos Boca-Racing. Después fuimos a jugar al Daytona, gané, las tres carreras que jugamos. Creo que hasta me excedí en insultos y cargadas, me faltó escupir a distancia (como señala La Criatura en una de sus entradas) y no lo hice a lo Riquelme solamente porque no tengo esa habilidad sino mi objetivo de ser menos minita estaba más que cumplido!
Hasta que llegó la última noche y toda emocionada porque era, claramente, la última noche dije: "Mi vida! Yo me baño primero y voy armando la picada, ¿Querés?", dale dale! escuhé vigorosamente.

Una vez él ya adentro del baño y con la ducha encendida:
Yo (estupidizada): Mi amor! Voy a comprar cigarrillos y vuelvo
Él: Dale dale!
Yo: Te amooooooooo!
Él: Que? Nos vamos?
Yo: Nooo! Te amoooooo!

Él: No te entiendo! ¿Me estás jodiendo? Vos te vas!

Yo: Nada! Te quiero mucho!

Él: Ahhh...bueno! Me comprás un Marlboro de diez a mi.


Ahhhh! Que mierda! Para que me hago la minita si no me sale ni en pedo y cuando grito un te amo a los cuatro vientos no entiende o peor aún la respuesta a un te quiero mucho es andá a comprar los cigarros! Pero que mierda! En cualquier momento dejo de usar pollera y vuelvo a los tablones.
Una imagen del viento. Se inventó en la Costa Atlántica, no en la cancha de CASLA como muchos creían.

3 comentarios:

Andrea dijo...

Muy bueno!!!
No es malo ser la típica minita. Ya van más de 30 años que soy la típica (o la minita?)!!!
A veces sale mejor, otras no tanto.
Hay que acomodarlo. Por ejemplo: yo soy la que mejor compra Marlboro de 10, por eso me adora!!!!
Rica la picada?
bss, Andreita (aleli)

--LoLa-- dijo...

Como en Uruguay no se inventó la sombra, en la Costa Atlántica se inventó el viento...yo se que me entendés Paulita...
Que cosa uno tiene demostraciones de amor y ellos, o te tocan una teta o no te dan ni bola...jajaja que ha sido del romanticismo.

La Criatura dijo...

ja, vos también! decíselo en la cara! ¿sabes lo que es enjabonarse las bolas y que te hablen?